domingo, 28 de agosto de 2011

Cartas ante notario

Al depositarlos el notario en mis manos pensé que eran tres bultos insignificantes y mal olientes, cuatro cajas de zapatos ligados con un cordel de esparto, estuve intrigada hasta que identifiqué un camafeo con el retrato de mi abuelo enganchado por un pegote de cera que hacía al mismo tiempo de cierre, como en esas cartas de antaño. Iba en el coche y podía oler ese olor, se había quedado en mis manos, aproveché la parada del semáforo para buscar una toallita fresca de limón, de esas que te ofrecen cuando vas a un restaurante y que acabas dejando en el fondo del bolso; por suerte encontré una dentro de la guantera, ¡qué suerte la mía! Pero estaba tan deteriorada que la humedad de la toallita había abandonado la funda metálica que la protegía, o sea, seca como un klinex, pero aún olía bien, encontrarla me hizo recordar que hacía mucho que no iba a un buen restaurante, porque la verdad, a mí nunca me ha dado por comprar monodosis perfumadas.
Tenía muchas ganas de llegar a casa, quería deshacerme del olor a polvo y paquete viejo porque eso me estaba trasladando al pasado y hoy precisamente no me apetecía para nada recordar.
Cambié de parecer al trasladar los bultos a casa, tengo que decir que la intriga también me comía por dentro y cual fue mi sorpresa cuando descubrí cientos de cartas en su interior, no podía creerme lo que veían mis ojos, cartas de mi abuelo a una mujer, bueno, sería mi abuela, eso pensé, cerré la caja que había abierto con la intención de comprar otra, algo mejor para ellas y nada maloliente, pensé que las otras llevarían más y más cartas y aunque mi curiosidad iba camino de abrirlas por impulso me retuve, las emociones es mejor dosificarlas, además desde que salí de casa a las ocho de la mañana no había comido nada, así que me fui a preparar algo de comer y así desviar la atención de esos bultos y su contenido. Qué curioso, esa nota del notario indicándome que sí, que eran para mí. Pero ¿por qué ahora, si mi abuelo hace unos ocho años que murió? A lo mejor son sus memorias, pero si es así ¿quién las recibió? No entendía nada pero estaba deseando empezar a recorrer con entusiasmo sus líneas, ¿hacia dónde me llevará lo escrito en ellas?